9 may. 2008

Desastre Monumental, Nacional, Internacional y no me quedan más palabras...

Hoy no habrá una nota más, hoy escribiré desde el sentimiento, desde la pasión, desde la tristeza de un hincha de River que se vió ultrajado por la verguenza que pasó anoche su equipo frente a un rival de toda la vida. Todavia no entiendo que pasa por la cabeza de los jugadores, siento que juegan con un hielo en el pecho y no con las ganas que jugaban aquellos guerreros de los años 50. Hoy me parece que solamente les interesa cuanto les quedará en el bolsillo y nada más. No entienden la ilusión de la gente, ayer habia mas de 50000 hinchas que fueron a alentar al equipo, que dejaron de lado su familia por el partido, que juntaron los billetes para llegar a pagar una entrada promedio de $ 30,00 y que encima tuvo que soportar una humillación tran trágica que quedará marcada en el corazón por mucho tiempo.
No, no me entra todavia en la cabeza, todavia no caigo, ibamos ganando 2 a 0 con dos jugadores más, faltaban 25 minutos y todo era fiesta, bajaban de las tribunas aplausos y más aplausos y de repente en 5 minutos, si en 5 minutos se desmoró todo. D'alessandro paso de ser villano azulgrana a ser ídolo, Bergessio antes del milagro era uno más de los nueve de San Lorenzo que quedaban en la cancha y en 300 segundos llegó a ser gladiador de la noche. Si Bergessio la figura, una locura.
La verdad que ya no entiendo nada, los bosteros muestran camiseta y ganan, nosotros mostramos camiseta y nos humillan. Hemos perdido el prestigio no solo nacional sino internacional. Ya no tenemos el poder que tenía el club en los años 50, en los 80 y menos en los 90.
El club se hunde en una sequía de casi cinco años sin títulos, cuando en la decada del 90 ganamos fácil 12 campeonatos locales y varios internacionales.
Ojalá que por lo menos logremos el campenato de este año, a pesar de todo seguimos primero, pero nada cambiará el gusto amargo que nos dejó el partido de anoche.
Soy de aquellos que no responsabiliza al técnico sino que a los jugadores, me parece que la responsabilidad absoluta pasa por ellos. Ellos deciden cuando bancan a un técnico o cuando lo quieren echar. Igualmente el principal motivador de los jugadores es el técnico pero a la hora de los bifes dentro de la cancha se ven los pingos y anoche a RIVER LE FALTO HUEVO.