2 ago. 2004

Se le cae otra lágrima al fútbol

El fútbol argentino nuevamente de luto con la muerte de Pastoriza. Se suma al trágico fallecimiento del árbitro Madorrán, quien se suicidó hace unos días.


José Omar PastorizaJosé Omar Pastoriza murió esta madrugada de un ataque cardíaco en su casa del barrio de Puerto Madero. El técnico de Independiente se despertó alrededor de las 4 de la madrugada con un fuerte dolor de pecho y llamó a un amigo, quien acudió de inmediato a su departamento.
Los médicos de urgencia intentaron reanimarlo pero no lo lograron y el técnico, de 62 años, falleció a las 4.30. El deceso ocurrió en su departamento en el edificio Los Alerces, en Ainé Beiné 1665 de Puerto Madero. Minutos después llegó al lugar el hijo del ex futbolista para disponer el traslado del cadáver. El "Pato" estaba separado de su esposa y tenía dos hijos. Su estado de ánimo había cambiado muchísimo luego de la pérdida de una nietita, quien falleció hace 6 meses ahogada.
Rosarino y de fuerte carácter. Había nacido en Rosario, el 23 de mayo de 1942. Un personaje del fútbol en todas sus facetas. Un gran jugador, un luchador del gremio de los futbolistas, un exitoso entrenador. Una persona concidera un lider neto.
Trascendió siempre con una personalidad que no varió en sus múltiples actividades: tuvo varias pizzerías y otros negocios. Iniciado en Central, sobresalió en Colón en el ascenso. De allí lo contrató Racing, por pedido de su técnico Néstor Pipo Rossi: al equipo no le fue bien, pero el Pato cumplió. Con Pizzuti como entrenador, aquélla fue la base del conjunto que arrancó la segunda rueda de 1965 la serie invicta de 39 partidos, completada al a{o siguiente por El Equipo de José.
Fue transferido a Independiente por necesidad económica: por él fue Mori a Racing, más una importante suma. En los Rojos llevó a cabo su gran campaña. Cuatro veces campeón (tres locales y una Libertadores), se hizo patrón del equipo por su personalidad, don de mando y capacidad de juego. Arrancó como volante central, pero luego se hizo volante ofensivo y armador.
Una de sus especialidades eran sus chanfles en tiros libre, que le reportaron muchos triunfos a Independiente en partidos importantes. Allí alternó con la actividad sindical, con el cargo de secretario general de Futbolístcas Argentinos Agremiados. Fue gestor principal de la huelga de 1971 que reivindicó la lucha de los jugadores en procura del Estatuto del Futbolista Profesional, logrado unos años después.
Pero esa lucha lo obligó a irse del país. Actuó en el Mónaco de Francia, donde fue figura. En la Selección, jugó 18 partidos, convirtió un gol, entre el 70 y el 72. Su trayectoria como jugador en el fútbol de Primera, en la Argentina: Racing (64-65, 53 partidos, 2 goles. Independiente; 184 partidos, 32 goles.
Como entrenador. Tras su regreso de Francia, inició su larga carrera como técnico, caracterizada por su estilo alejado del tacticismo, con sencillez para explicar sus ideas e imponer su conducción sin necesidad de aplicar rigideces disciplinarias. Con preponderancia de juego de toque, asociado, aguerrido atrás y creativo adelante con acento en la unión del grupo también fuera de la cancha.
El club de los grandes éxitos fue Independiente, también en esta función. Pasó varias etapas por el Rojo. Su trayectoria como DT: Independiente (76/79, 83/84, 85/87, 90/91, 2003/04), Talleres (80, 93/93), Racing (81/82), Millonarios de Colombia (82/83), Gremio de Brasil (84/85), Fluminense de Brasil (85), Boca (8/89), Bolivar de Bolivia (94), Argentinos (95), Selección de El Salvador (85/96, Venezuela (98/2000).
En 1981 fue involucrado por interceder en un caso de adulteración de nafta, por el que fue detenido en Córdoba, pero posteriormente la Justicia lo desligó completamente.
Como jugador, Pastoriza fue uno de los mejores 5 de su época y, como técnico de primera, había dirigido 734 partidos y logrado 3 títulos.

No hay comentarios.: